miércoles, 18 de febrero de 2015

Flor De Suceso.





Flor de suceso te hice. Fugaz existes. Eres estallido o murmullo que se pierde, que recorre las callejas, y dobla las vueltas del Palacio de la Música o del Liceo, e interrumpe a la soprano cuando un trino eréctil asoma a sus labios. Flor de sucesos me llamas.

Sol de suceso. Iluminas instantes, alumbras sombras, alimentas entrañas y doras las dermis. Una luz muda, un relámpago silente, un trueno sentado en la médula del ser. Un destello de iris fugado en un parpadeo. Sol de suceso me iluminas.

Campo de suceso. Emerge el mundo porque tú lo invocas. Es una vez y otra, y otra, y otra más. Toma forma y desaparece y retorna. Un horizonte renacido te contempla desde la altura pirenaica, desde el arco celeste de los mares, desde la cola del cometa que curva los firmamentos.

Átomo de suceso. Esfera sólida, órbita mineral que me funda desde dentro, y sustenta la frágil arquitectura de mi cuerpo. Múltiple infinitésima que me inaugura. Ya encierras en tu núcleo el ataúd de las dispersiones. Para siempre me iré cuando tú te derrames, átomo del suceso, en otros cuerpos.

Sólo suceso. Y ya eres Universo, Cosmos, Mundo, por que tú lo inauguras y lo sustentas todo en tu fugaz estallido con el constante murmuro de tus encuentros, con el prodigio evanescente que te multiplica. Prolífica soledad propagada; sola muchedumbre. Suceso solo.

Espejo de suceso. Abarcas, avaro, perfiles, gestos y sombras. Reluces con la nada y desde la nada te creces y nos generas. Y engendras color o matiz, sombra gris o noche arco iris. Un tapiz irrumpido de ágiles, puntuales pinceladas. Pincel del suceso eres.


Almanaque del suceso. Historia. Pares por impulsos instantes compactos, duros y evanescentes. Pares la cadena imaginaria e insinúas el aliento que la sujeta. Alma de eslabón y extravío cabalgo sucesos que me edifican. Puentes Suceso en la memoria, nada.

Daga de suceso. Rasgas, hieres el justo tiempo en el lienzo concreto del espacio. Eres la misma punta del cuerno y pesadilla fugaz del rejoneo. Una caballería armada se detiene en el brillo de tu espada que sin sangre hiere; mas anega el Universo, toro estampado de estrellas. Suceso en el corazón clavado.

Horizontes de suceso. Innúmeras veces herido de suceso doy un paso y otro, y otro más. Pasos que llevan al definitivo suceso, último acto al que asistiré. Pasos, pequeños horizontes; minúsculos. Y de horizonte en horizonte recorro calendarios. Metáfora viva del suceso.

Figura, geometría de suceso. Perfil de cuchilla cerrada. Garabato del segundo que ilumina mis ojos. Trazo singular que abarcas el color del reloj y la luz del relámpago. Fugaz acrobacia de linde o minúscula frontera que dibuja el mapamundi de las miradas.

Corazón de suceso, latido singular. Diástole de luces o sístole de noches que retumba una sola vez y huye abandonando los ecos. Un gong crepuscular en el desierto. Un disparo certero que hiere de yerma soledad mi pecho. Pálpito que me aferra y me abandona. Pulsación indivisa que atruena de una sola vez.
Publicar un comentario