martes, 3 de febrero de 2015

Amanecer amargo (poema comentado)



queridos amigos, recupero viejos poemas de tiempos que creía pasados...                                                   
                                        Amanecer amargo


CORRIA EL AÑO 1975...
Cabeceando como una barcaza, el autobús enfiló la última curva, antes del puente sobre el río Besos.

Jirones de adolescencia en la piel.

Próximo, el mar disputaba grados de salinidad con la miasma de residuos orgánicos y vertidos fabriles que se mecían en las orillas.

Barrio de chabolas, la Mina. Una escuela reivindicaba la existencia del ladrillo en el maremágnum de uralita, cartón y humedades. Erraban perfiles gitanos por las desdibujadas callejuelas de miseria. Amanecía en gris.

En la otra orilla, sinfonía de metal: las sirenas aullaban el inicio de la jornada, hombres de cera y bronce apretaban el paso entre las fábricas con la mirada puesta en el asfalto.  Caracoleaban sombras por las altas chimeneas  y en los acanalados portones de los talleres. Las mocitas, enfundadas en batas de faena, ya ponían sus pies japoneses bajo la línea de envasado y entregaban las manos y la vida por unas perras.

En esta orilla, niños gitanos hacían pellas y la escuela encogía su arquitectura sin esperanza. Aparcó un gemido: el autobús atestado de trabajadores no estaba para lloros, sino para el martillo, la hoz o la bandera negra. Reprimió la lágrima que asomaba, no quería que la viesen aquellos que serían engullidos por las usinas hasta que la noche se anunciase fatigada con otras sombras y aullidos, más oscuros todavía. Y corría el año 1975, cuando la muerte del dictador.

Amanecer amargo

Se ve el amanecer
Y la noche tiene pulgas
Saltan impertinentes
Caballitos de miseria

Se ve el amanecer
Por los barrios de pobreza
Gris y lluvioso
Cuando luce el Sol
Se ve el amanecer
Se levanta Febo harapiento
Vestido de nubes
Que se deshilachan
Por los abismos de Orfeo.

Caracas o Barcelona
Todo es el mismo barrio
No hay nada más universal
Que la pobreza
Nada más común que el dolor


Se ve amanecer
Por la orilla de tus sueños.

No mires, no mires
Enciende la luz, corre
Corre, huye a la calle
Haz cualquier cosa
Sal de compras
Párate en los escaparates
O ve al cine
Pero no mires
No vayas a cruzar la orilla
No vaya a amanecer
Igual para ti.

        ***
Publicar un comentario